Desde finales del siglo XX hasta nuestros días, la principal fuente de creación de riqueza económica es el conocimiento.